string(26) "views/interna_noticias.php" Empaques que son tendencia en 2021 | Colprinter
close
Iniciar sesión account_circle
favorite Favoritos keyboard_arrow_down
Contacto perm_phone_msg
Buscar search
shopping_cart
0
date_range 27 de Mayo de 2021

Cinco tendencias del mundo del empaque

persona empacando

Los empaques y el sector del embalaje innovan con tendencias globales que buscan responder a las iniciativas sostenibles, la funcionalidad, el diseño y el aprovechamiento de este producto en el posicionamiento de una marca o empresa. Así, la industria del packaging se ha transformado y ajustado a lo largo del tiempo a las necesidades del entorno, los recursos y las estrategias para lograr un mejor rendimiento. 

 

Durante el año anterior, las tendencias se han centrado en la conciencia ambiental, el comercio electrónico, la simplicidad en los mensajes, la erradicación del plástico y la diversidad de estilos para atraer la atención de nuevos públicos en medio de nuevas rutinas creadas en los hogares debido a los confinamientos. ¿Cómo cambiará el diseño de empaques durante el 2021? Conózcalo a través de las predicciones para este año. 

 

Tendencias de empaque que impactan en el 2021

 

La percepción del carácter contaminante de los empaques, los ha convertido en antagonistas en la preservación del medio ambiente. Son productos que los consumidores se resignan a desechar, sin embargo, la tendencia ha dotado al packaging de conciencia ambiental para cambiar este pensamiento e inducir a su reutilización y conservación. 

 

Tener en cuenta el comportamiento de los consumidores es la piedra angular para desarrollar empaques que transmitan lo que la marca es y aquellos valores que la distinguen de sus competidores. Es a través de ese valor agregado que determinado producto se convierte en el preferido de muchos. Partiendo de las consideraciones del mercado actual, las tendencias que predominarán en el 2021 son: 

 

1. Diseños minimalistas y con tonos pasteles para la venta online

 

La experiencia de compra abarca más que los puntos directos de venta, comprende los más recientes hábitos de consumo para adquirir un producto en el comercio electrónico. Este sector notó una expansión sin precedentes durante los inicios de la pandemia, pues ante el temor de salir a las calles, todas las transacciones se trasladaron al mundo digital. 

 

Durante el año las empresas que ofrecen sus productos en línea prestarán atención al diseño y las características de un buen empaque. La reseña final del consumidor frente al objeto que adquirió está determinada en gran parte por el empaque en el que se presenta, por ello, su diseño ha buscado cumplir con las expectativas en calidad e imagen. 

 

En este sentido, la tendencia del minimalismo también ha llegado a este campo y estará presente a través de colores pasteles o que evocan a la naturaleza;  ilustraciones con líneas finas y paletas de tonos neutros para resaltar más el producto a través empaques discretos pero contundentes. Si desea dejarle al usuario un recuerdo sutil de su marca puede sumar en el envío pegatinas o algún objeto visual que refuerce la línea gráfica de su compañía.

 

2. Mensajes claros y transparencia para el usuario

 

Demasiada información en los empaques puede causar efectos adversos en su uso. Las etiquetas limpias, con mensajes claros, simples y precisos son la mejor alternativa para transmitir confianza, autenticidad y transparencia. Así, las empresas deben continuar priorizando la construcción de mensajes aceptados por los consumidores, que representen la esencia del producto, de quien lo comercializa, y que tengan una intención clara en los empaques personalizados.

 

Esta tendencia incorpora más “empaques desnudos” es decir, que permiten, a través de su diseño, ver el contenido; no es necesario que sea transparente totalmente, se puede jugar con la incorporación de ventanas para develar los productos. El objetivo es combatir la publicidad falsa o que no es confiable, los cuales se convierten en unos de los motivos principales por los que los usuarios desconfían a la hora de realizar una compra. Por esta razón, adoptar este cambio  es una forma sencilla de comenzar a recuperar la seguridad de los consumidores y evitarles sorpresas incómodas. 

 

3. Uso responsable de los empaques

 

Se ha trabajado, bajo los principios de la economía circular del packaging, en que el producto cumpla con un constante uso, en vez de ser destinado a los océanos y otros ecosistemas. Para muchos, la retribución que la industria de los empaques podía hacer al medio ambiente se limitaba a la recolección del plástico residual para su reciclaje y la producción de un nuevo embalaje. Una práctica que, aunque incrementa la conciencia sobre su uso, no resuelve el problema del plástico. De este modo, la tendencia se ha redirigido a la elaboración de empaques ecológicos en materiales alternativos, reutilizables y biodegradables.

 

Esta preocupación por un mundo más verde ya viene de años atrás y durante la pandemia, ver como animales salían en total libertad a retomar sus espacios se convirtió en una demostración sobre la importancia de analizar la huella de carbona y las implicaciones que cada quien tiene en el medioambiente. Incluso, marcas alrededor del mundo crean alternativas para minimizar el uso de empaques a través de estrategias innovadoras como darles a sus usuarios empaques compostables pero duraderos que pueden reutilizar en su próxima compra o con un nuevo cliente. 

 

4. Empaques contemporáneos a la coyuntura mundial

 

Los empaques no quedaron exentos de cambios a raíz de la emergencia por la COVID-19. Los nuevos formatos del sector procuran ser creados para “llevar y salir”, lo anterior quiere decir que con esta modalidad se pretende minimizar el tiempo que una persona permanece en un establecimiento cerrado y de esta forma reducir los riesgos de contagio. 

 

Esta modalidad es muy utilizada en los empaques para alimentos que son diseñados para prolongar la vida útil y el sabor. Además de ofrecer productos seguros para el consumo y libres de agentes contaminantes del exterior. Así, el packing debe contribuir a que los usuarios tomen decisiones rápidas por medio de textos cortos, etiquetas claras o colores que llamen la atención. 

 

Pero las prevenciones no paran ahí, las medidas de salud se mantendrán por un buen tiempo, lo que implica que el usuario desea saber los métodos de asepsia de los materiales usados y tener la certeza que durante su comercialización se tomaron las medidas necesarias para no propagar el virus. Ante este escenario, es importante que las marcas les transmitan a sus usuarios lo que han hecho en temas de bioseguridad. 

 

5. Impacto sensorial 

 

La influencia que los empaques tienen en la experiencia del usuario es clara. Es lo que los convierte en los aliados perfectos para dejar presente el sello distintivo de la marca, en este orden de ideas, las texturas o los acabados y detalles que se puedan explorar con los sentidos harán la diferencia para el usuario. Por ejemplo, formas palpables en las cajas, aromas característicos o tintas especiales en diseños únicos pueden ser formas en las que se aplique esta tendencia. 

 

Incluso, si se fabrican en materiales resistentes y tienen algún mensaje personalizado, es probable que se conviertan en objetos de uso cotidiano de los usuarios en los cuales guardarán objetos o con el que podrán decorar algún espacio. Ante todo, es importante que encaje con el propósito de la marca y tenga coherencia con lo que ofrece el producto. 

 

En conclusión, el dinamismo de las tendencias del empaque se ve influenciado por los comportamientos de los consumidores, la situación ambiental, el mercado y las implicaciones de un empaque en el futuro. La industria continuará evolucionando en respuesta a las recientes necesidades y exigencias. Por el momento, las empresas de empaques en Bogotá buscan ajustarse a las tendencias, innovar en formatos, diseño, claridad de mensajes, utilidad y, por supuesto, responsabilidad ambiental.

close
Guardar en Favoritos
Ver detalles